Taiwán es sinónimo de comida. Desde restaurantes de una estrella Michelín como Din Tai Fung (鼎泰豐), los infinitos puestos callejeros de los mercados nocturnos, sin olvidarnos de la cultura de las cafeterías de Keelung (基隆) o el té de burbujas que puedes encontrar en cualquier rincón de la isla.

Sin embargo, uno de los puntos fuertes de la gastronomía taiwanesa es nada menos que el biandang (便當), esa cajita de cartón, madera o metal, según el caso, mejor conocida como bento en el resto del mundo, que suele tener arroz con un sinfín de posibilidades: tofu, huevos marinados, chuletas de cerdo, muslos de pollo, verduras…

Dónde encontrarlos

Los biandang son una manera rápida, sencilla y asequible de comer en cualquier momento y a cualquier hora, por lo que podrás encontrarlos en muchos tipos de establecimientos, a todas horas del día (y de la noche), y por todo el territorio. Los podrás encontrar para llevar en cafeterías o bien en los restaurantes de autoservicio, donde, cajita de cartón en mano, podrás acercarte a las diferentes bandejas dispuestas a estilo bufet y rellenarla con los ingredientes que más te gusten; al pasar por caja, te cobrarán en función de lo que hayas cogido y el peso. Si andas con prisa o si estás hambriento en horas nocturnas, no tendrás más que acercarte a una de las miles de tiendas de conveniencia, donde encontrarás multitud de biandang preparados para que los calientes en un microondas.

Biandang de tienda de conveniencia

Ahora bien, hay un lugar por excelencia donde comer estas deliciosas cajas repletas de comida y donde la calidad y variedad es única, según la ubicación. Hablamos de las estaciones de tren. Quizá no es el primer sitio en el que pensemos para comer bien, ni el segundo, ni el tercero… Pero en Taiwán los biandang más famosos se encuentran en las estaciones de tren, listos para ser adquiridos por viajeros antes de montarse en su tren y ser consumidos mientras viajan en un Puyuma o Tze-chiang camino de Hualian o Kaohsiung. Ciertas estaciones, además, cuentan con su propio biandang que solo podrás conseguir allí, así que esta manera de comer se convierte en la estrella, y por lo tanto en el objeto de tu viaje, en lugar de una simple manera de tapar el agujero del estómago mientras alcanzas tu destino.

Origen

Es inevitable comparar los biandang con los bento japoneses, y no solo porque estos últimos son ya conocidos en todo el mundo, ya sea por la sobreexposición a la cultura japonesa a través de los medios, por los libros y demás. 

Los biandang taiwaneses surgen, precisamente, durante la colonización de la isla por parte de los nipones entre 1895 y 1945. Durante aquellos tiempos, la isla de Formosa desarrolló una extensa vía de ferrocarril que con el tiempo formó las bases del sistema de ferrocarriles taiwaneses de hoy en día, un sistema increíblemente eficaz, cómodo y barato. Debido al aumento de la popularidad de los viajes en tren durante aquella época, se empezó a popularizar una manera sencilla de vender comida a aquellos pasajeros, quienes podían adquirirlos desde la misma plataforma del tren, a veces incluso desde la propia ventanilla del vagón.

Biandang de TRA
Party Lin

Con el paso del tiempo, la popularidad tanto de los trenes como de los biandang no dejó de crecer, por lo que estas cajas de madera empezaron a venderse en cada vez más sitios. Tan grande era la popularidad que, en los años 60, Taiwan Railways Administration (TRA), la empresa operadora de los ferrocarriles de Taiwán, lanzó su propio servicio de cátering para poder vender sus propios biandang en cajas de metal a bordo de sus trenes. A día de hoy, TRA sigue lanzando su propia gama de biandang exclusivos en ciertas estaciones, convirtiendo estas cajitas en verdaderos destinos gastronómicos.

Cajitas de comida en el s.XXI

Como suele pasar, entre la popularidad que gozan por su calidad gastronómica y ese punto de nostalgia que aportan, al ser una manera de entender la comida y la vida desde hace un siglo, podrás encontrar todo tipo de merchandising relacionado con los biandang en las principales estaciones de tren.

Ya sea por que tengas prisa o porque tienes entre ceja y ceja probar el famoso biandang de Taitung, si estás en Taiwán podrás recorrer (literalmente) un auténtico viaje por la gastronomía taiwanesa a través de estas divertidas cajas de comida. Y si vas camino a casa tras una noche de juerga, también te salvarán la vida en tu tienda de conveniencia más cercana.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.